viernes, 20 de septiembre de 2013

Choferes paran transporte y afectan labor de usuarios

Cientos de personas tuvieron que esperar hasta altas horas, bajo el sol abrasador de la tarde de ayer, para abordar unidades de transporte público en la avenida 27 de Febrero y llegar a sus destinos, luego de que choferes de la Federación Nacional de Transporte La Nueva Opción (Fenatrano), que dirige el diputado Juan Hubieres, recibieron una orden, justo al mediodía, de paralizar sus carros y guaguas.

Los choferes de la ruta que parte desde la prolongación 27 de Febrero, en el punto denominado “Pintura” hasta la avenida Duarte, recibieron la orden de paralizar el transporte, desconociendo muchos de ellos los reales motivos.

“Solo me dijeron que me parara y dejé de trabajar desde el mediodía”, dijo Franklin López, un chofer que decidió aceptar la medida.

Sin embargo, dijo haber escuchado que el paro es por un problema que hay con guagüeros de la región sur.

“Estamos aquí matando el tiempo; si ahorita nos dicen que arranquemos, arrancamos”, expresó otro conductor, quien no se identificó, pero informó que en la avenida 27 de Febrero funcionan unas 700 rutas.

Reacción de usuarios
Usuarios afectados por el paro se quejaron por la medida y dijeron que por la vía hasta los autobuses de la Oficina Metropolitana de Servicios de Autobuses (OMSA), eran escasos.

“Me voy hasta en un burro si encuentro”, expresó una señora en medio de la multitud que esperaba vehículos en la avenida 27 de Febrero con Máximo Gómez.

El presidente de la Federación de Transporte de Pasajeros del Sur (Fetrapasur), José Álvarez “Pocholo”, anunció ayer que los choferes afiliados a esa organización paralizaron el transporte desde Santo Domingo hasta San Juan de la Maguana y otras localidades del Sur en protesta porque el Gobierno supuestamente  “se ha confabulado” con otros sindicatos y empresarios del transporte para perjudicarlos a ellos.

Álvarez dijo que en la mañana de ayer varios choferes de Fetrapasur fueron agredidos a tiros,  presuntamente por miembros de la Unión Nacional de Transporte y Afines (Unatrafin), que dirige Arsenio Quevedo, mientras montaban pasajeros próximo a la avenida Duarte y la calle París.

Dijo que en la agresión resultaron heridas tres personas de bala, según el relato de Álvarez, quienes se encuentran recluidos en la clínica Rodríguez Santos de la capital. Este es el tercer tiroteo que se registra en ese lugar en los últimos meses con saldos de varios heridos. Estos conflictos afectan a los pasajeros y transeúntes que se exponen a ser agredidos al quedar en medio de los enfrentamientos y por los trastornos en el transporte que generan.

Posición de la OTTT
El director de la Oficina Técnica de Transporte Terrestre (OTTT), Héctor Mojica, ya antes había prometió revisar la resolución del organismo que autorizó a choferes de la región Sur a operar sus unidades en la antigua parada de Barahona, clausurada y trasladada por el caos que impusieron en la zona de las calles Teniente Amado García Guerrero y Duarte.

Incluso, Mojica visitó la zona de conflicto y se reunió con el presidente de Unatrafin, Arsenio Quevedo.

Los propietarios de la parada del sur, los hermanos Edward y Raysa Lara, se quejaron que se autorizara a sus adversarios operar allí, lo que consideraron improcedente y violatorio a la ley de terminales y paradas.

(+)
RESULTADOS DE LOS CONFLICTOS POR RUTAS
El 3 de julio de este año, un chofer de la Unión Nacional de Transportistas y Afines (Unatrafin) fue muerto a tiros por hombres que salieron de un vehículo, previo a un incidente ocurrido frente al local del gremio donde choferes de la Federación Nacional de Transporte la Nueva Opción (Fenatrano) presuntamente colocaron afiches y paraban sus guaguas.

Bladimir Guzmán, de 23 años de edad, hijo del vicepresidente de Unatrafin, Braulio Guzmán (Pachuli), fue baleado cuando un individuo le disparó al abdomen lado derecho.

El presidente de Unatrafin, Arsenio Quevedo, denunció entonces que choferes de Fenatrano estaban impidiendo que sus guaguas salgan con regularidad, colocando sus unidades frente al local y pegando afiches. Advirtió en la ocasión que la situación podrían generar acciones lamentables, tras señalar que el pasado sábado se le hizo una llamada a Braulio, amenazándolo para que no fuera a trabajar al local de Unatrafin. Al local, ubicado en la avenida Duarte, esquina 27 de Febrero, se presentaron varias unidades de la Policía Nacional, para prevenir incidentes.

Arsenio Quevedo hizo un llamado a los transportistas para llegar a un entendimiento, indicando que “ no hay cosa que no se pueda resolver mediante el diálogo, no de manera violenta”. Respecto a Fenatrano, dijo no entender por qué se involucra en un asunto que no le corresponde, refriéndose a la parada de Unatrafin, que cubre la ruta de San Juan de la Maguana, Elías Piña y San José de Ocoa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada